Detenida dejar morir a su bebé para salir de fiesta en Málaga

La Fiscalía de Málaga ha pedido 21 años de cárcel para una joven por abandonar a su hija, Camelia, una bebé de un año y medio a la que dejó sola durante más de un mes, a oscuras, con un biberón y unas galletas, en un pequeño piso de la calle Viento. La madre ha sido acusada de un delito de abandono y otro de asesinato.

La joven aprovechó el tiempo en que dejó abandonada a su hija para salir continuamente de fiesta. Según ha indicado la Fiscalía, la mujer no tenía ningún problema para cuidar de la niña, ya que su madre y hermanos “tenían una posición económica desahogada para financiar la manutención”.


Ingresa en prisión por violencia de género el detenido por disparar a fotos de Sánchez e Iglesias (VIDEO)

La acusada se había quedado embarazada en su país natal, Marruecos, a los 18 años. El hermano y la madre querían ocultar este hecho y le pagaron un viaje a Málaga con el pretexto de que iba a continuar con sus estudios allí.

La joven matriculó a su hija, que nació en España, en una escuela infantil de Torre del Mar para tener tiempo de prepararse para la Selectividad. No obstante, se desentendió de los trámites para que su hija tuviera una plaza en el centro y la bebé perdió la oportunidad, mientras, paralelamente, ella desatendía sus estudios y no pudo acceder a la prueba de acceso a la universidad.

Así las cosas, la mujer decidió ponerse a trabajar como relaciones públicas y camarera en un bar, empezando su turno a las dos de la madrugada. El fiscal sostiene que todas las noches dejaba a su bebé sola en el piso, pese a que la pequeña tenía 15 meses y aún no podía caminar.

Cuando terminaba su jornada laboral, alrededor de las seis de la madrugada, “no regresaba a su piso, sino que se dirigía a descansar a la casa de una amiga, en la zona de Las Chapas”, argumentando que no quería despertar al bebé.

“Durante ese periodo -12 horas- y de forma prácticamente diaria, su hija permanecía sola en la casa, desprovista de la necesaria atención afectiva y de los cuidados físicos (bebida, alimentación y aseo) precisos para un bebé de su edad“, afirma el fiscal.

Cuando empezó a conocer a otro joven, la acusada pasaba todavía menos horas junto a su hija, hasta que finalmente se desentendió definitivamente de ella, que tenía 17 meses en ese momento. Al ser preguntada por el paradero de la criatura, la mujer respondía vagamente que la había dejado a cargo de alguien en Nerja.

Esta situación continuó hasta que unos familiares insistieron en visitarla. La mujer finalmente confesó y se dio a la fuga, pero su familia avisó a la Policía Local, cuyos agentes entraron en la vivienda. Allí hallaron a la bebé ya fallecida, con el biberón terminado y restos de galletas en el suelo.

La pequeña llevaba entre 26 y 30 días muerta. La autopsia desveló que murió por el abandono y la falta de alimento, agua y cuidados, que le ocasionó “sufrimiento físico y moral” al encontrarse completamente desamparada.

El fiscal concluye que la joven no padece ninguna patología psiquiátrica que afecte a su imputabilidad, aunque sí tiene una personalidad “inmadura, caracterizada por un destacado egocentrismo”.



Diseñado y desarrollado por: JOSS54.COM