Grave crisis en PDVSA: Desvalijan refinerías Amuay y Cardón para reparar El Palito

La reparación que adelanta Pdvsa para poner en funcionamiento la refinería El Palito es una “aberración” que deja al desnudo la escasez de recursos en metálico y al mismo tiempo de capital humano preparado en la industria petrolera. “Canibalizar la refinería de Amuay y Cardón y otras es una de las peores soluciones al problema”, dijo a Sumarium el dirigente petrolero del Sistema Refinador Paraguaná, Iván Freites.

Considera que la “gran solución” se relaciona con los nuevos gerentes y técnicos que, el presidente de la Federación de Trabajadores de la Industria Petrolera de Venezuela (Futpv), Wills Rangel, colocó a propósito de la recién nombrada Comisión Presidencial para la Defensa, Restructuración y Reorganización de la Industria Petrolera “Alí Rodríguez Araque”.

“Los trabajadores ascendidos no tienen capacidad técnica para acometer un plan de recuperación de las refinerías. Canibalizar unas refinerías para acondicionar otras es muestra clara de que no hay dinero para traer los equipos y de un profundo desconocimiento de lo que es y cómo opera una refinería”, dijo el dirigente.

Eso no se puede hacer, denunció Freites. Es técnicamente un desatino. “Las refinerías son estructuras únicas, diferentes la una de la otra. Tienen capacidades diferentes, dietas diferentes, procesos diferentes. Eso es como llevar un taladro del Zulia a la Faja del Orinoco. Quien sabe de refinación y de petróleo, sabe que es una locura”, precisó.

¿Solucionará la refacción de El Palito la crisis de combustible?

La operación para poner en marcha una refinería que tiene cerca de dos años paralizada no luce fácil, y menos bajo un esquema de canibalización. Para el dirigente gremial lo que queda claro es que se trata de una medida desesperada que expone la crisis de Pdvsa en su verdadera dimensión: falta de flujo de caja para hacer frente a la compra de equipos y materiales. Y Recursos Humanos sin experiencia.

Es Caracas