“En la casa no nos pegara el coronavirus, pero nos vamos a matar de hambre al no producir», dijo un venezolano que recicla plástico de la basura

La cuarentena por la propagación del coronavirus también muestra los rostros más afectados por la merma de sus escasos ingresos económicos. Un hombre de 32 años de edad contó su situación a Reuters este lunes, cuando gran parte de la ciudad de Caracas se encontraba en relativa calma.

José Luis Nieves se encontraba buscando comida en un basurero ubicado en Plaza Venezuela. Aseguró que no podía quedarse en su casa, una orden de cumplimiento estricto dada por el régimen de Nicolás Maduro, porque perdería los dos dólares que gana al mes reciclando cartón y plástico.

“Si no trabajamos, no comemos. Si llegamos a ser encerrados 40 días, mis hijos van a morir por hambre. Tenemos que salir”, dijo Nieves con una máscara sucia colgando en el cuello.

En horas de la noche de este lunes, Nicolás Maduro informó que hasta las 8:00 de la noche en el país se habían confirmado 33 casos de coronavirus y amplió la orden de cuarentena a nivel nacional.

Henry Aguirre, un ciudadano de 52 años de edad que vende dulces deambulando por Maracay, estado Aragua, expresó a través del tapaboca que tenía puesto que debía salir a trabajar.

“En la casa a lo mejor no nos pegan el coronavirus, pero nos vamos a matar de hambre porque no estamos produciendo. Es una situación difícil, a lo mejor en otros países la gente tiene ahorros, en este país no creo”, atinó.

Es Caracas