Cardenal Baltazar Porras recomienda comulgar en la mano para prevenir contagios del coronavirus

El Cardenal Baltazar Porras emitió una carta donde expresa una serie de recomendaciones a sus feligreses para afrontar la posible aparición del coronavirus en Venezuela, entre las que destaca comulgar en la mano. Arzobispo de Mérida considera que en estos tiempos es recomendable apegarse a los principios de la fe de la solidaridad, caridad y fraternidad.

“Mantengamos la calma para evitar males mayores. Siempre hemos estado comprometidos con la salud y la defensa de la vida de los venezolanos. Hasta ahora no están suspendidas las Misas en las Iglesias. Atentos al comunicado con medidas preventivas del Coronavirus”, escribió Porras en sus redes sociales.

Entre las medidas anunciadas por Maduro se contempla conversar con la iglesia católica, dadas las actividades contempladas en el marco de la Cuaresma y la próxima Semana Santa, que implican alta aglomeración de personas. Sin embargo, a la hora de redactar esta nota se desconocían las medidas que se tomarían desde la institución eclesial.

Queridos hermanos:

La aparición del Coronavirus, Covid-19, nos ha tomado a todos por sorpresa. Su rápida expansión y la declaración de la OMS como pandemia nos ponen sobre aviso, y las noticias que llegan de países como Italia y España, donde viven familiares y amigos, preocupan. Llama la atención que se anuncian casos en casi todos los países de nuestro entorno y en Venezuela no hay noticias ciertas y confiables pues, por una parte se dice que no hay casos comprobados, y aparecen videos y comunicaciones en los que se afirma que estamos preparados, cuando sabemos la precariedad de los centros hospitalarios y la escasez de medicamentos. Las redes, por su parte, abundan en informaciones contradictorias, ayudando a aumentar la inquietud y el no saber qué hacer.

Reunirse con personal sanitario (médicos, enfermeras, voluntarios), bomberos, defensa civil, docentes, para que sean entrenadores y multiplicadores, cada uno en su área, de lo que sea útil para las necesidades concretas de cada comunidad.

El arma más efectiva es la prevención: evitar las aglomeraciones, incluso el transporte público, cosa nada fácil, a la entrada o salida del trabajo, en los mercados y lugares públicos donde se vende de todo. En los centros educacionales atenerse a lo que señalen los directores de los mismos, y no enviar a los hijos si tienen algún síntoma catarral o febril.

Es Caracas