Paramilitares siembran minas en la zona del Catatumbo y la guerrilla impuso el toque de queda en El Guayabo

El Guayabo es la capital de la parroquia Udón Pérez del municipio Catatumbo del estado Zulia, en la frontera con Colombia. Desde hace días llegaron hombres fuertemente armados, vistiendo uniformes e identificándose como miembros del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y le dijeron a los habitantes que no salieran de sus viviendas.

Las oficinas públicas no abrieron y las escuelas tampoco. Los habitantes sabían que detrás de esa orden lo que iban a oír era plomo cerrado. Y en efecto, las zonas adyacentes el pueblo se convirtió en un campo de batalla.


Ingresa en prisión por violencia de género el detenido por disparar a fotos de Sánchez e Iglesias (VIDEO)

En la zona están instalados grupos paramilitares, que controlan parte importante de la poderosa industria del contrabando. Los que llegaron a enfrentarlos son miembros de la guerrilla colombiana, interesada en el gran negocio de la zona.

Hace más de una semana la situación es desesperante. “Hoy regresaron al transporte público encargado del traslado de la gente desde Encontrados hasta El Guayabo”, nos dice un obrero de la zona.

El 9 de febrero, según relata, llegaron los uniformados del ELN “y mandaron a todo el mundo a dormir. Al día siguiente el pueblo lució solo. La gente está muy nerviosa y por eso no hubo clase, ni transporte, solo algunos negocios de comida abrieron”.



Diseñado y desarrollado por: JOSS54.COM