Medios de derechas ‘ponen una diana’ sobre la fiscal para que continue investigando a Podemos

La presión de la derecha mediática ha dado sus frutos: la fiscal que se ocupa de la denuncia del exabogado José Manuel Calvente contra Podemos ha pedido que se mantenga imputada a la formación morada, pese a admitir que “no existen indicios” de irregularidades en la financiación del partido tras más de cuatro meses de investigación en los juzgados. La Fiscalía está reconociendo en este escrito, que se trata de una investigación prospectiva, al investigar sin existir indicios.

El pronunciamiento de la fiscal del caso, Lorena Álvarez Taboada, llega después de que los pasado 13 y 20 de noviembre declararan las personas imputadas en esta causa, entre las que figuran cargos de Podemos y también directivos de la consultora Neurona, con la que el partido formalizó contratos para la campaña de las generales de abril de 2019.



En palabras del abogado de Podemos, esas declaraciones sirvieron “para aclarar todas las dudas” y “acreditar todos los trabajos” realizados por Neurona, por lo que consideró que procedía “cerrar la investigación”. En consecuencia, el partido presentó pocos días después un escrito donde solicitó el archivo de las actuaciones contra la formación.

Sobre ese recurso tenía que pronunciarse, en primer lugar, la Fiscalía, y precisamente contra la fiscal del caso dirigieron toda su artillería los medios de la derecha tan pronto como acabaron las declaraciones de los dirigentes de Podemos, dando comienzo a una campaña de desprestigio y presión contra Álvarez Taboada que se prolongó durante varias semanas.

La maniobra la comenzó José María Olmo, jefe de investigación de El Confidencial y que habitualmente publica filtraciones que benefician al comisario Villarejo y a su entorno. “La fiscal que investiga a Podemos asesora al Gobierno en una comisión de Justicia”, tituló su noticia Olmo, que mantiene estrechos lazos con Pedro Agudo, el policía que encabeza la persecución contra el partido morado.

Posteriormente, se unieron a estos ataques medios como Okdiario, de Eduardo Inda, y Libertad Digital, con titulares como “La fiscal del caso Podemos fue asesora del ministro de Justicia del PSOE”, “La fiscal que investiga la Gürtel de Podemos ejerce de abogada defensora” o “La fiscal afín a Campo se niega a investigar los 50.000 € de la ‘Caja B’ de Podemos”, un asunto, este último, que ya había archivado el juez semanas atrás.

El señalamiento contra la fiscal parece haber surtido efecto, toda vez que, quizá para evitar nuevas acusaciones de “ejercer de abogada defensora de Podemos”, pide que se mantenga esa imputación con el vago argumento de que “resulta más garantista”. Esa posición llama la atención porque la propia fiscal reconoce que de la investigación y de la declaración de los imputados no se desprende indicio alguno de financiación irregular.

Lo ocurrido en este caso es un nuevo ejemplo del modus operandi de la cloaca mediática vinculada a Villarejo, un grupo de redactores que, a cambio de tener acceso a documentos relevantes de sumarios e investigaciones, están dispuestos a participar en maniobras políticas de este tipo. La presión mediática que ejercen de forma sostenida ha demostrado su eficacia a la hora de marcar el debate público, además de servir como material para que se presenten denuncias en los tribunales.

Lo siento, no hay encuestas disponibles en este momento.




----------*******